Todo el mundo odia el spam. Las llamadas de teleoperadores a la hora de la siesta sacan los más bajos instintos del ser humano, llega a llamarte tu propia compañía de teléfonos para que te cambies con ellos. Es desesperante y a nadie le gusta. Es la nueva publicidad...